Acá está Víctor Victoria

¿El animal político o el político animal?

lunes, 23 de noviembre de 2009

El ser humano desde que acuerda vivir en común convivencia con otros semejantes a él comienza a socializarse. Crea una forma de lenguaje; una manera de ver el mundo; de sentir y vivir sus emociones; de nombrar todo aquello que le produce sensaciones, miedos, sueños e ilusiones; crea una forma de organizar la comunidad en virtud de lo que es mejor para ella... nace la política. 

Para Aristóteles el hombre era una "animal político", pero con la desaparición de las ciudades-estado, el hombre se convierte en un 'animal social'. El marco de referencia será la humanidad y la naturaleza y reclamará para sí la autosuficiencia y la autonomía que antes se reconocía como privilegio de la ciudad. Así, pues, la asociación natural y permanente es la familia…

La primera asociación de muchas familias, pero formada de relaciones que no son cotidianas, es el pueblo, que justamente puede llamarse colonia natural de la familia.
La asociación de muchos pueblos forma un Estado completo, que llega, si puede decirse así, a bastarse absolutamente por sí mismo, teniendo por origen las necesidades de la vida, y debiendo su subsistencia al hecho de ser éstas satisfechas.
Así el Estado procedera siempre de la naturaleza. Puede añadirse que este "destino" y este fin de los seres es el primero de los bienes. Bastarse a sí mismos es, a la vez, un fin y una felicidad. De donde se concluye evidentemente que el Estado es un hecho natural, que el hombre es un ser naturalmente sociable, y que el que vive fuera de la sociedad por organización y no por efecto del azar es, ciertamente, o un ser degradado, o un ser superior a la especie humana… Por eso para Aristóteles, la finalidad natural del Estado es crear hombres libres y felices; lo que es bueno para el ciudadano, es bueno para el Estado y lo que es bueno para el Estado, es bueno para el ciudadano.
En esta (llamada por algunos) postmodernidad parece ser que los adjeticos y verbos se han invertido: Ya no somos animales políticos, sino, políticos animales. Trataré de persuadir su pensar con unas líneas más...


Ante este mar de palabras y definiciones me asaltan inevitablemente algunas preguntas:

¿El ciudadado común, como un ser social tiene idea de qué es felicidad?
¿Los políticos en los cargos públicos buscan el bien común?
¿A dónde llegará el "destino" del hombre si defiende su estatus de político animal?
¿México es el mejor de los zoológicos políticos? (Si es así, écheles cacahuates envenenados)

Díalogemos...

Buen inicio de semana...




3 Rechiflas o aplausos:

Alma Rosa dijo...

bien sabemos que ni lo que hace el estado ni lo que hace el ciudadano será siempre lo mejor para alguna de las partes, lo que sí se es que el ciudadano tiene pleno derecho a exigir ya luchar por lo que mejor le venga, al igual que el gobierno no? pero para lograr comunion se requiere consenso, ganando así todos a pesar e que a algunos no les parezca.

Yo lucho a diario y respeto y me apego a lo que el estado dicta, se que en esa medida el estado me debe respetar y si no, lucho porque lo haga si la razón me asiste.

Soy de las que quiza batalla y prefiero luchar a quedarme de brazos esperando que me lo den todo.

Y no, para mi México no es un gran zoologico, porque hay seres pensantes como tu como yo y como muchos que aún creemos que las cosas pueden ser posibles.

un abrazo

Víctor Victoria dijo...

Alma:

Somos muchos los que andamos en la lucha. Tratando de sacar este país adelante desde lo que no toca hacer.
Cuando me referia al zoológico, traté de pensarlo o preguntarlo desde el ejercicio de la política pública.
Saludos.

frecuenciax.com dijo...

El Estado Soy Yo!

Saludos.

Related Posts with Thumbnails

Los tipos están recluidos en...